El auge que están experimentando hoy en día todos los negocios digitales, ya sean comercios electrónicos, webs de servicios, corporativas, etc., no está pasando desapercibido para el resto de las empresas que aún no se han atrevido a subirse al tren de la transformación digital.

Una parte fundamental de esta transformación digital para cualquier empresa pasa por el SEO, una de las ramas que mayor rendimiento a medio y largo plazo proporciona. Es por esto, que desde SEO Alive, pretendemos, basado en nuestra experiencia con nuestros clientes y background tecnológico, ayudarte a definir la estrategia SEO para tu empresa.

1) Correcta elección de los objetivos y KPIs del proyecto

Uno de los principales pasos antes de empezar a desarrollar aspectos más técnicos y complejos es algo tan sencillo y a la vez tan complicado como el establecer los objetivos principales de nuestro proyecto. No es lo mismo plantear una estrategia SEO para un ecommerce en varios idiomas, que para un pequeño comercio local, una web de servicios, una estrategia de visibilidad de marca, etc.,

Empezar a desarrollar los siguientes pasos sin tener claras tanto las metas finales que queremos alcanzar como los indicadores de rendimiento (KPIs) que determinarán el éxito o no de nuestras acciones, nos lastrará a lo largo de todo el proyecto.

Es por tanto fundamental, reunirse con los diferentes agentes integrantes en el proyecto, y con el asesoramiento de los expertos digitales, plantear los diferentes escenarios y objetivos a los que se pretenden llegar. Y es importante plasmar esto en un documento de referencia que periódicamente se revise para determinar el grado de satisfacción de los mismos.

2) Roadmap: Mapa de acciones a lo largo del tiempo

Una vez que tenemos claro los objetivos que vamos a perseguir, hemos de tener claro el contexto temporal en el que vamos a desarrollar las diferentes acciones de nuestra estrategia. Al igual que ocurriera en el punto anterior, es frecuente pasar por alto este paso y “lanzarse” a la aventura sin tener bien marcadas y definidas las diferentes fases y las diferentes interrelaciones entre ellas en el proyecto.

Esto será importante, ya que muchas de dichas acciones no podrán comenzar hasta que se cierren y validen parte de ellas. Otras muchas podrán trabajarse en paralelo, algunas necesitarán externalizaciones, etc., Todos esto tiene que estar bien documentado en un roadmap (hoja de ruta), para ceñirnos lo máximo posible al mismo.

3) Benchmarking

Podemos definirlo como un proceso en el cual estudiaremos, investigaremos y recopilaremos información de nuestros principales competidores y líderes de nuestro nicho de mercado, para contextualizar y relativizar nuestra posición respecto a ellos, las dificultades que podemos encontrar, los puntos débiles que podemos atacar, nuestros principales puntos de mejora, etc.,

Gracias a este estudio entenderemos mucho más todas las posibilidades que nos dará una estrategia de posicionamiento web, ya que, si dichos competidores copan los resultados más altos en las SERPs de Google, será por algo que estén haciendo realmente bien, que merezca la pena ser estudiado, analizado y mejorado.

4) Keyword Research e intenciones de búsqueda

Ya entramos en materia más puramente SEO. El estudio de palabras clave inicial, nos ayudará en todas las fases del proyecto digital, ya que nos dirá que keywords son las más relevantes para nuestro negocio, cuales nos aportarán un mayor ROI, cuales podremos atacar a corto, medio y largo plazo, etc.,

A lo largo del 2019 Google ha ido incorporando numerosos cambios en su algoritmo con el fin de ser capaz de “meterse en nuestra mente” y saber con tan solo unas palabras en introducidas en su motor de búsqueda, que es lo que realmente le interesa al usuario. Atrás quedan aquellos estudios de palabras clave eternos, extraídas de manera masiva de herramientas de análisis sin contexto. Hoy en día, la labor del consultor SEO de ser capaz de a raíz de dichos listados, extraer aquellas que realmente aporten valor a los contenidos que vamos a desarrollar, y que más aniden nuestra web con la intención de búsqueda, tiene una importancia capital.

En SEO Alive, desarrollamos keyword Research que posteriormente clusterizamos para atacarlos según la fase del proyecto en la que nos encontremos y el tipo de usuario que queramos captar (keywords transaccionales, informativas, corporativas, branded, etc.,)

5) Auditoría SEO On Page

Ahora sí, ya estamos en esta fase de la estrategia de realizar una auditoría SEO para analizar el estado actual, en base a los resultados cosechados en los cuatro puntos anteriores, y ver el punto de partida en el que nos encontramos y los principales errores a solucionar y puntos de mejora a analizar.

Esta auditoria nos permitirá documentar todas las incidencias y la solución necesaria a cada una de ellas, para que nuestra estrategia comience en este 2020 en unas las mejores condiciones SEO posibles.

Analizaremos puntos tales como etiquetado, arquitectura, Urls, velocidad de carga, encabezados, autoridad, rastreo, indexación, popularidad, etc., De manera pormenorizada para obtener un diagnóstico exhaustivo de cada uno de los puntos analizados.

6) Arquitectura web

Como hemos comentado anteriormente, Google es cada vez más “inteligente” y sabe ofrecer al usuario lo que más se adapta a sus necesidades de búsqueda. Pero para realizar ese ranking, sus arañas necesitan entrar en cada una de las webs que existen, rastrearlas, entenderlas y posteriormente categorizarlas.

Es por esto, que debemos dotar a nuestro negocio digital de una arquitectura web:

  • limpia
  • lógica
  • ordenada
  • capaz de ser rastreada y entendida

Y lo más importante. Esto no solo es para Google sino también (sobre todo) para los usuarios. La mayor parte de las webs de hoy en día fracasan por una mala confección de su arquitectura web.

7) Marketing de Contenidos

Una vez desarrollada la arquitectura, tenemos que dotar a cada parte de la misma de contenido. Este contenido, como veíamos anteriormente tendrá que seguir una lógica pensando en los usuarios, pero teniendo en cuenta las keywords objetivo y la forma de mostrarlas y organizarlas que Google considera óptima.

Debemos por tanto desarrollar nuestro plan de contenidos y calendario editorial para cubrir las necesidades de nuestros potenciales clientes, adaptándonos a las nuevas tendencias de forma de búsqueda de información (búsqueda por voz, etc.,)

8) Business Intelligence

Implementar una estrategia SEO sin medir todos y cada uno de los puntos de la misma, nos dejaría una visión muy sesgada del proyecto.

La analítica web es un paso fundamental y transversal a todas la áreas del negocio. Dependiendo de los objetivos y KPIs definidos al comienzo, precisaremos de herramientas y procesos más o menos complejos, pero siempre necesarios para tener controlado el rendimiento de los mismos.

9) Canales de comunicación

No es un punto exclusivo SEO pero si necesario dada la cantidad de agentes que pueden estar trabajando en paralelo en nuestro proyecto de posicionamiento web. Establecer los canales y personas responsables de comunicación, periodicidad, integrantes, etc., es una labor tan necesaria como el resto de puntos, ya que como igualmente comentamos en el roadmap, muchas de las fases estarán relacionadas entre sí y precisarán de una comunicación ágil entres cliente, proveedor, agencia, expertos, etc.,

Herramientas tales como Slack, Trello, Google Drive, etc., serán muy útiles para facilitarnos estas gestiones de comunicación.

Siguiendo estos nueve puntos, y desarrollando cada uno de ellos, podemos estar tranquilos que lograremos desarrollar una estrategia SEO exitosa para nuestra empresa en este 2020.

¿Necesitas ayuda para prepararla? ¡Te ayudamos encantados!